Cómo establecer y alcanzar metas empresariales de manera efectiva

Compartir esta publicacion

¿Te has preguntado cómo algunas empresas logran alcanzar sus metas de manera efectiva mientras que otras parecen estancarse en el camino? La respuesta puede estar en la forma en que establecen y persiguen sus objetivos.

Imagina que eres el líder de una empresa emergente y tienes la ambición de aumentar las ventas. Es un objetivo ambicioso, pero alcanzable si se establecen metas claras y específicas. En lugar de simplemente decir «quiero aumentar las ventas», debes definir con precisión lo que se está tratando de lograr. ¿Cuánto quieres aumentar las ventas? ¿En qué período de tiempo? ¿En qué áreas específicas?

Establecer metas empresariales efectivas es crucial para el éxito de cualquier empresa porque proporciona una dirección clara, mejora la motivación y el compromiso del equipo, aumenta la productividad y la eficiencia, fomenta la innovación y el crecimiento, y permite una evaluación y mejora continua de la empresa. 

Las metas empresariales bien establecidas son esenciales para el éxito a largo plazo de la empresa, ya que aseguran que la organización esté enfocada en las iniciativas y los objetivos más importantes, y trabajando en conjunto para lograrlos.

Lo que nos lleva al primer paso para alcanzar metas empresariales de una manera efectiva:

  • Establece metas que te permitan evaluar el progreso de tus estrategias

Las metas deben ser específicas y medibles, ya que esta es la clave para evaluar el progreso y saber cuándo se ha alcanzado el objetivo.

Si tus metas no son claras o específicas, puede ser difícil saber exactamente lo que se está tratando de lograr por lo que debes esforzarte por definirlas con precisión, mientras más detallada sea tu meta más fácil será conseguirla.

Por ejemplo, si tu meta es «aumentar las ventas», esta meta no es lo suficientemente clara o específica. ¿Cuánto quieres aumentar las ventas? ¿En qué período de tiempo? ¿En qué áreas específicas?

En cambio, si estableces una meta como «aumentar las ventas en un 10% en los próximos tres meses». Esta meta es mucho más clara y específica. Sabes exactamente cuánto quieres aumentar las ventas y en qué período de tiempo.

Además, como ya te comenté, al establecer metas específicas y medibles, podrás evaluar fácilmente el progreso y saber cuándo has alcanzado la meta. Si tu meta es demasiado general, puede ser difícil medir el progreso y evaluar el éxito.

Y para que puedas medir de manera más específica, nos vamos al segundo paso:

  • Desglosa las metas en objetivos más pequeños

Al establecer objetivos más pequeños y alcanzables, es más fácil ver el progreso y mantener la motivación.

Si tu meta es aumentar las ventas en un 10% en los próximos tres meses, es importante desglosar esa meta en objetivos más pequeños y alcanzables. Por ejemplo, podrías establecer una meta mensual de aumentar las ventas en un 3,3% cada mes durante los próximos tres meses.

Al establecer objetivos más pequeños, podrás monitorear tu progreso más de cerca y hacer ajustes si es necesario. Además, al alcanzar objetivos más pequeños, es más fácil mantener el impulso a medida que te acercas a la meta final.

Es importante asegurarse de que los objetivos más pequeños también sean específicos y medibles. En lugar de establecer un objetivo vago como «mejorar las ventas«, establece un objetivo específico como «aumentar el número de clientes nuevos en un 20% durante el mes de mayo».

Esto permite alcanzar la meta final (aumentar 10% en ventas en 3 meses) de manera más ordenada y medible, sacando el máximo potencial de tus colaboradores.

Pero establecer metas no es suficiente, para la consecución efectiva de dichas metas también es importante:

  • Asignar responsabilidades específicas y plazos.

Esto es necesario para que todas las personas involucradas en el proceso estén alineadas y sepan exactamente lo que se espera de ellos y cuándo deben lograr sus objetivos. Al hacerlo, se asegura que las personas encargadas de alcanzar las metas tengan el conocimiento, la experiencia y las habilidades necesarias para hacerlo. También es importante asegurarse de que tengan los recursos adecuados para cumplir con sus responsabilidades.

Establecer plazos a estas responsabilidades específicas es crucial para alcanzar las metas. Estos plazos deben ser realistas y estar basados en una evaluación cuidadosa de los recursos disponibles y los desafíos que se presentan. También es importante establecer fechas límite para los objetivos más pequeños que se establecieron en el proceso de desglose de metas.

Por ejemplo, si tu meta es aumentar las ventas en un 10% en los próximos tres meses, podrías asignar la responsabilidad de lograr esa meta a tu equipo de ventas y establecer plazos mensuales para alcanzar objetivos específicos. También podrías establecer fechas límite para las tareas y los proyectos individuales que son necesarios para lograr esa meta.

Lo importante es poder medir, ¿por qué? aquí te lo digo:

El cuarto paso es evaluar regularmente el progreso hacia el logro de las metas empresariales

Esto es fundamental para asegurarse de que el proceso está en línea con las expectativas y se están haciendo los ajustes necesarios para lograr el éxito. La evaluación del progreso también permite medir el impacto de las estrategias que se han establecido y hacer los ajustes necesarios para mejorar el rendimiento.

Existen varias formas de evaluar el progreso hacia el logro de las metas empresariales. Una forma común es establecer indicadores de rendimiento clave (KPI, por sus siglas en inglés) que midan el progreso hacia los objetivos establecidos. Los KPI deben ser específicos, medibles y relevantes para la meta que se está buscando alcanzar. Algunos ejemplos de KPI pueden ser el número de ventas, el número de clientes nuevos, la tasa de conversión de clientes potenciales en ventas y la satisfacción del cliente.

Un KPI específico para este caso podría ser el aumento en el número de ventas mensuales en un 3,3% durante los próximos tres meses. Este KPI se puede medir y monitorear fácilmente y es relevante para el objetivo general de aumentar las ventas en un 10% en tres meses.

Además, realiza revisiones periódicas del progreso para evaluar el éxito y hacer ajustes si es necesario. Las revisiones pueden realizarse semanalmente, mensualmente o trimestralmente, según la naturaleza de la meta y la velocidad a la que se espera que se alcance.

Si durante la evaluación del progreso se determina que no se está logrando el progreso esperado, es posible que sea necesario hacer ajustes en las estrategias o establecer objetivos más realistas. Es importante ser flexible y estar dispuesto a hacer cambios en el proceso si es necesario para asegurarse de que se logren los objetivos establecidos.

Y ahora sí… No todo es trabajo y estrategias empresariales el 5to paso para conseguir tus metas efectivamente es:

  • Celebra los logros

También es importante celebrar los logros, tanto grandes como pequeños. La celebración de los logros ayuda a crear una cultura empresarial positiva y motivadora, lo que puede mejorar el compromiso y la satisfacción de los empleados.

Los logros grandes pueden incluir la consecución de una meta a largo plazo, mientras que los logros pequeños pueden incluir hitos intermedios en el camino hacia una meta más grande. Por ejemplo, si la meta es aumentar las ventas en un 10% en los próximos tres meses, se puede celebrar el logro de un 2% de aumento de ventas al final del primer mes.

Imagina que, después de tres meses de trabajo arduo, logras aumentar las ventas en un 10%. ¡Eso es un gran logro! ¿Por qué no celebrarlo con tu equipo? Organiza una cena, una salida o cualquier otra actividad que el equipo disfrute. Reconoce públicamente a las personas que contribuyeron al logro y otorga premios a aquellos que se destacaron.

Hay varias formas de celebrar los logros empresariales, dependiendo de la naturaleza de la meta y del equipo. Aquí te dejo unos ejemplos que pueden adaptarse a tu situación: 

  • Reconocimiento público: se puede reconocer el logro en una reunión del equipo, en un correo electrónico de la empresa o en las redes sociales de la empresa.
  • Premios: se pueden otorgar premios al equipo que ha contribuido al logro. Esto podría incluir bonos, días libres, regalos personalizados, etc.
  • Celebración en equipo: se puede organizar una fiesta o una comida para celebrar el logro. Esto puede incluir una cena, una comida compartida en la oficina, una salida al cine o cualquier otra actividad que el equipo disfrute.

Establecer y alcanzar metas empresariales efectivas no es solo una cuestión de estrategias empresariales y trabajo en equipo. También es importante ser humano y celebrar los logros. Al establecer metas claras y específicas, desglosarlas en objetivos más pequeños, asignar responsabilidades específicas y plazos, evaluar regularmente el progreso y celebrar los logros, tu empresa estará en el camino correcto hacia el éxito empresarial.

Espero que toda esta información sea de valor para ti y para tu empresa o tu negocio. 

Recuerda que estoy a tus servicios para lo que necesites en cuestión de productividad y facturación.

Sígueme en instagram:@johnmendoza.es

O en linkedin: 

¡Nos vemos allá!

Más para explorar

Nuestro webinar comienza en

Días
Horas
Minutos
Segundos

Inscribete ahora