Contratar por actitud, no solo por conocimiento: La clave para un equipo ganador

Compartir esta publicacion

Encontrar al candidato ideal para tu empresa es como encontrar la pieza final de un rompecabezas: debe encajar a la perfección, no solo en términos de habilidades técnicas, sino también en cuanto a actitud y valores.

Muchos se enfocan en las habilidades técnicas, creyendo que son el único factor determinante del éxito. Sin embargo, la actitud es un ingrediente esencial que a menudo se pasa por alto. Un candidato con una actitud positiva, proactiva y entusiasta puede aportar un valor incalculable a tu equipo, incluso si sus habilidades técnicas no son las más avanzadas.

¿Por qué la actitud es tan importante?

  • Los empleados con una buena actitud son más propensos a ser productivos, motivados y comprometidos con su trabajo.
  • Su energía positiva contagia al resto del equipo, creando un ambiente de trabajo más agradable y eficiente.
  • Son más propensos a adaptarse a los cambios, superar los desafíos y trabajar en equipo para alcanzar los objetivos comunes.
  • Su entusiasmo y pasión por su trabajo son contagiosos, lo que puede mejorar la satisfacción del cliente y aumentar las ventas.

Contratar por actitud no significa que las habilidades técnicas no sean importantes. Se trata de encontrar un equilibrio entre las dos. Un candidato con una actitud excepcional y habilidades técnicas suficientes puede ser una mejor opción que un candidato con las mejores habilidades técnicas pero una mala actitud.

¿Cómo implementar un proceso de selección que priorice la actitud?

1. Define el perfil ideal


Definir el perfil ideal para un puesto antes de iniciar la búsqueda de candidatos es crucial para optimizar el proceso de reclutamiento y asegurar una mayor eficiencia y mejores resultados.
Esto implica establecer las habilidades técnicas requeridas, así como las características de actitud buscadas, como proactividad, trabajo en equipo y comunicación efectiva. Un perfil bien definido permite atraer candidatos adecuados, facilita la selección, aumenta la satisfacción del nuevo empleado y reduce la rotación de personal. En definitiva, es una inversión en el futuro de la empresa que maximiza las posibilidades de éxito y satisfacción en el puesto.

2. Redacta un anuncio atractivo


Para atraer a los candidatos ideales, crea un anuncio claro, conciso y atractivo. Destaca las responsabilidades y desafíos del puesto, las características únicas de la empresa, y la cultura de trabajo. Utiliza un lenguaje inclusivo y enfócate en las habilidades buscadas. Incluye una llamada a la acción clara. Recuerda que la primera impresión es crucial. Utiliza imágenes, comparte en diferentes plataformas y monitorea el rendimiento. Invierte en un anuncio atractivo para encontrar al candidato ideal para tu empresa.

3. Evalúa la actitud en cada etapa


Para identificar a un candidato con una buena actitud, observa su comunicación, lenguaje corporal, entusiasmo por el puesto y su interés por la empresa durante todo el proceso, desde la revisión del currículum hasta la entrevista final. Presta atención a detalles como la claridad y la organización en su currículum, la puntualidad y la profesionalidad en la entrevista, y su capacidad para responder preguntas con entusiasmo y conocimiento. Busca candidatos que demuestren pasión por el trabajo, iniciativa para resolver problemas y un deseo genuino de formar parte de tu equipo.

4. Haz preguntas clave

Durante la entrevista, formula preguntas que te permitan evaluar la actitud del candidato. Investiga su experiencia previa, sus motivaciones, su estilo de trabajo en equipo y su capacidad para enfrentar desafíos. Busca ejemplos concretos que demuestren sus habilidades y valores. Presta atención a su entusiasmo, iniciativa y capacidad para trabajar en colaboración. Analiza cómo se comunica, su lenguaje corporal y su nivel de interés en el puesto y la empresa. A través de una entrevista profunda y reflexiva, podrás identificar al candidato con la mejor actitud para integrarse a tu equipo y contribuir al éxito de la empresa.

5. Involucra al equipo

Involucrar a otros miembros del equipo en la selección te permite obtener una perspectiva más amplia sobre la actitud del candidato. Permite que interactúen con él, compartan sus opiniones y observen cómo se integra en la dinámica del equipo. De esta manera, puedes evaluar su capacidad para trabajar en colaboración, su comunicación y su adaptabilidad al entorno laboral. La participación del equipo enriquece el proceso de selección y te ayuda a encontrar al candidato que mejor se ajusta a la cultura y valores de la empresa.

6. Confía en tu intuición

En ocasiones, la mejor forma de evaluar la actitud de un candidato es confiar en tu intuición. Si percibes una buena impresión del candidato y sientes que encajaría bien en la empresa, no dudes en seguir tu instinto. La intuición puede ser una herramienta valiosa para detectar la actitud y la energía del candidato, aspectos que no siempre se pueden apreciar con preguntas o pruebas. Si tu instinto te dice que el candidato es adecuado, no lo ignores.

Contratar por actitud es una inversión en el futuro de tu empresa. Al crear un equipo con una actitud positiva y entusiasta, estarás mejor preparado para alcanzar tus objetivos y construir un negocio exitoso.

Recuerda:

  • La actitud es tan importante como las habilidades técnicas.
  • Un proceso de selección efectivo debe priorizar la actitud.
  • Hay muchas maneras de evaluar la actitud de un candidato.
  • Contratar por actitud es una inversión en el futuro de tu empresa.

Al seguir estos consejos, podrás encontrar a los candidatos con la mejor actitud y construir un equipo ganador.

Más para explorar

Nuestro webinar comienza en

Días
Horas
Minutos
Segundos

Inscribete ahora